Antecedentes

El Corredor Público en México, datan desde la época pre-colonial, ya que existían personajes conocedores del mercado, encargados de vigilar los precios o de comparecer como testigos en las transacciones comerciales que se realizaban.

El primer antecedente del Corredor Público en México se da cuando el Emperador Carlos V por Real Cédula de 1527 instituyó el oficio de Corredor y en pública subasta fue rematado el cargo y adjudicado a Juan Franco, posteriormente por “Cédula de 4 de agosto de 1561”, el Rey Felipe II ratificó la disposición anterior, confiriéndole al Ayuntamiento la facultad de expedir los títulos de corredores de Lonja por haber hecho antes gracia al Emperador Carlos V de ese oficio a la Ciudad de México.

El 25 de mayo de 1567 Felipe II dictó las primeras disposiciones que reglamentarían a los corredores, contenidas en la Recopilación de Indias o Leyes de Indias, dicho ordenamiento establecía la posibilidad de que las personas que llevaran a cabo negociaciones comerciales tenían la libertad de contratar o no a un corredor, para ello los corredores debían contar con un libro, en el cual debía hacer constar las operaciones en que intervinieran, además tenían la obligación de dar cuenta de todas ellas al receptor de la alcabala, para el cobro respectivo.

El 15 de junio de 1592 se creó por Cédula de Felipe II el “Consulado de México”, que fue confirmado en 1594. El Consulado creado estableció sus propias ordenanzas, dando origen a un Tribunal Consular, el cual expidió un Reglamento para los Corredores, el cual estuvo vigente hasta la supresión del Consulado, reglamento que establecía que los Corredores podían ser de tres clases: De mercaderías o de lonjas; de cambio y de seguros.

Al consumarse la independencia en 1821, el derecho privado que rigió durante la colonia principalmente las Siete Partidas en Derecho Civil y las ordenanzas de Bilbao en la rama mercantil, continuaron vigentes, sin embargo, desde entonces se pensó en la elaboración de Códigos tanto Civiles, como de Comercio.

Por decreto del Congreso el 16 de octubre de 1824 fueron suprimidos los Consulados, y fue hasta el 18 de noviembre de 1834 cuando se dictó el Reglamento y Arancel de Corredores para la Ciudad de México, el cual en su artículo 1º, establecía: “El oficio de corredor es varonil y público; los que lo ejercen, y no otros, podrán intervenir legítimamente en los contratos y negocios mercantiles, para proponerlos, avenir a las parte, concertarlas y certificar la forma en que pasados dichos contratos”.

El 15 de noviembre de 1841 Santa Anna en su carácter de Presidente provisional promulgó el “Decreto de Organización de las Juntas de Fomento y Tribunales Mercantiles”, a los cuales se les concedió la facultad de expedir los títulos de corredores y su reglamentación y es el 20 de mayo de 1842 se expide el nuevo Reglamento y Arancel de Corredores para la plaza de México, en el cual se contemplaba la creación de una corporación o colegio de corredores.

El primer Código de Comercio de México, se publicó el 16 de marzo de 1854, en su elaboración participó el eminente jurista Teodosio Lares, por lo que éste fue denominado “Código Lares”; asimismo es importante recalcar que su elaboración estuvo influenciada por el Código Español, del cual se copió su estructura y la mayoría de sus disposiciones y en el cual se incluí reglamentación expresa sobre las funciones del corredor público.

El 13 de julio de 1854 el Ministerio de Fomento, en virtud de las facultades que le confería el propio Código de Lares, expidió el Reglamento y Arancel para corredores, el cual en su artículo 1º, establecía: “El oficio de corredor es viril y público. Los que lo ejerzan y no otros, podrá intervenir legalmente en los tratos y negocios mercantiles, y certificar la forma en que pasen estos contratos”.

El 20 de abril de 1884 se promulgó un nuevo Código de Comercio, el cual entró en vigor el 20 de julio del mismo año y en el cual se establecía entre otros puntos que la intervención del Corredor Público es voluntaria.

Tres años más tarde el Congreso de la Unión facultó al Ejecutivo para reformar el Código de Comercio, nombrándose una Comisión, la cual redactó el actual Código de Comercio, que fue publicado en el Diario Oficial los días 7 a 13 de octubre de 1889 y entró en vigor el 1º de enero de 1890, dicho Código, en su libro primero, título tercero, regulaba precisamente en los artículos 51 a 74, la función de “Los Corredores Públicos”.

La Ley de Secretarías de Estado del 13 de mayo de 1891, dejo a cargo de la Secretaría de Hacienda la reglamentación de la Correduría y en uso de esa facultad, dicha Secretaría siendo su titular Benito Gómez Farías, expidió el nuevo Reglamento de Corredores para la Plaza de México el 1º de noviembre de 1891.

El referido título tercero, del Libro primero del Código de Comercio, (artículos 51 a 74) estuvo vigente hasta diciembre de 1992, cuando se promulgó la Ley Federal de Correduría Pública, vigente hasta la fecha, publicándose el 4 de junio de 1993 el Reglamento de la citada Ley.


Formulario de Correo

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Asunto

Su mensaje